Julia Roberts brilla en 'Dejar el Mundo Atrás' pero Spieldberg no la soporta

Julia Roberts, reconocida por su icónica sonrisa en Hollywood, ha conquistado una vez más la pantalla, esta vez a través del gigante del streaming. Su película más reciente, "Dejar el Mundo Atrás", protagonizada junto a Ethan Hawke y Mahershala Ali, se ha convertido en el nuevo éxito de Netflix, superando a otras producciones notables como "Leo".

Basada en la novela homónima de Rumaan Alam, la trama de "Dejar el Mundo Atrás" sigue a un matrimonio, interpretado por Hawke y Roberts, que decide tomar unas vacaciones junto a sus hijos adolescentes en un remoto rincón de Long Island. Sin embargo, un repentino apagón altera sus planes cuando los dueños de la casa de alquiler regresan, desatando una serie de eventos que obligan a ambas familias, hasta entonces desconocidas entre sí, a compartir el mismo espacio, augurando complicaciones inevitables.



La película destaca en la carrera de Roberts, quien ha trabajado con destacados cineastas, incluyendo a Steven Spielberg. Sin embargo, la relación entre la actriz y el director de "E.T., el Extraterrestre" tuvo un giro drástico después de colaborar en una exitosa película. A pesar del éxito, Spielberg juró que nunca volvería a trabajar con Roberts, marcando el fin de su colaboración en proyectos cinematográficos.

Roberts, apodada "Campanita" debido a su comportamiento supuestamente difícil en el set de "Hook" (El Capitán Garfio), experimentó presiones personales intensas durante ese periodo. Con solo 23 años y comprometida con Kiefer Sutherland, la actriz se vio envuelta en un escándalo de infidelidad que capturó la atención de los medios. Las tensiones personales de Roberts se trasladaron al set, generando fricciones con el elenco y el equipo de producción.